viernes, 10 de marzo de 2017

Valencia, grupo de tradicionalistas en 1911. Conmemoración de los Mártires de la Tradición en 1917






"Grupo de entusiastas por la causa tradicionalista."
   Una excelente fotografía de Cabedo que corresponde a la bendición de una bandera en Valencia en 1911, y que incluimos al celebrarse hoy la conmemoración de los Mártires de la Tradición.





   Añadimos esta crónica de hace cien años. El sábado 10 de marzo de 1917, se celebró como cada año la conmemoración de los Mártires de la Tradición. La Misa de Requiem fue en la Iglesia de la Preciosísima Sangre de Valencia.
   




Diario de Valencia, 10 de marzo de 1917. Prensa Histórica.




   Junto con la esquela y el programa de actos, Diario de Valencia publicó esta nota:


   "El augusto y llorado Señor Don Carlos VII de Borbón quiso que en la memoria de las presentes y venideras generaciones perdurase el recuerdo de los nombres de aquellos que fueron campeones esforzados de la Religión y de la Patria, de aquellos caballeros cruzados de la Causa que en aras de un ideal grande y noble, tiñeron con su sangre generosa la fértil tierra española, muriendo en el campo de batalla, por defender los tres grandes principios que sintetizan toda la historia de nuestro país: Dios, Patria y Rey.
   Y para esta conmemoración señaló el día 10 de Marzo, fecha en la que murió el primer rey que, arrojado de su trono por los principios disolventes del liberalismo, fue a expirar en país extranjero después de haber combatido durante siete años en defensa de sus derechos, que eran los derechos de la Monarquía cristiana tradicional.
   Esta fiesta, netamente tradicionalista y netamente legitimista, vive y seguirá viviendo, porque a pesar de los enemigos de dentro y fuera, la Tradición, que es el alma de los pueblos, subsistirá, y con ella el grupo de sus adoradores, el grupo de los que no se rinden ni claudican, el de los que aman a España por encima de todo y la quieren grande y fuerte, bella y rica, como lo fue en aquellos tiempos gloriosos en que el pendón morado de Castilla tenía por remate una Cruz, que no era una irrisión sino un símbolo.
   A este grupo pertenecemos los que desde las columnas del DIARIO venimos luchando contra todo linaje de liberalismo, fiero y manso. Y si las circunstancias de hoy y los apremios de espacio no nos permiten dedicarlo mayor a la conmemoración de la fiesta del 10 de Marzo, conste al menos nuestra adhesión a ella, nuestra fidelidad inquebrantable a la Causa, nuestra admiración y respeto a los valientes campeones que con el sacrificio de su vida nos enseñaron a morir por el Ideal. ¡Descansen en paz! y quiera el cielo que cuando nuestros ojos se ciernen a la luz, podamos ir a descansar a donde descansan ellos."





Diario de Valencia, 10 de marzo de 1917. Prensa Histórica.