domingo, 12 de agosto de 2012

Godella. Interior de una casa cueva 1911


 

 
Interior de una casa de Godella. Fot. Moya
Fotografía publicada en Letras y Figuras en 1911.
(Col. particular. Nuestro agradecimiento a AB.)



   Fotografía de una casa - cueva en Godella a principios del siglo XX, con sus habitantes dedicados a sus labores cotidianas. Se pueden ver también algunos utensilios domésticos de la época.




   Años después, un artículo de Almela y Vives publicado en Mundo Gráfico el 5 de marzo de 1930, ilustrado con varias fotografías de estas casas - cueva, con el curioso título de "Los simpáticos trogloditas de nuestro siglo", situaba el origen de este tipo de viviendas a finales del siglo XVIII, y citaba su existencia en los pueblos o ex pueblos de Benimámet, Burjasot, Godella, Rocafort, Moncada, Paterna, Ribarroja, Villamarchante, Bétera, o Fuente la Higuera. Aunque no lo dice en el artículo, también hubo casas cueva en Benaguacil hasta mucho tiempo después.
   Cita un texto de Teodoro Llorente en el que se explicaba la forma de construir estas vivendas: "El industrioso troglodita escoge el borde de algún morro poco elevado; abre en él la puerta de la futura casa, y sin más instrumentos que una piqueta, una ligona y un capazo para sacar los escombros forma un túnel, avanzando hacia el interior. Cuando ha socavado un departamento  suficiente, traslada allí su cama y ya tiene habitación. Empleando los días festivos y los ratos que le deja libre su trabajo, va ensanchando su morada y agujerea la bóveda para que salga el humo del hogar y entren la luz y el aire. Concluir la casa es, á veces, faena de cuatro ó cinco años". Afirmaba además Llorente, que todo está muy limpio y enjabelgado.

   A finales del XIX , dice Almela y Vives, la cantidad de cuevas era la siguiente: Paterna tenia 297; Benimámet, 153; Burjasot, 82; Godella, 64; Moncada, 10...
   Las casas cueva solian estar situadas en terreno comunal, y no estaban inscritas en el Registro de la Propiedad ni pagaban contribución. La propiedad se transmitia mediante contrato privado.

   Finalmente, se mencionaba una circular del Gobierno Civil, instando a los ayuntamientos y sus correspondientes Juntas municipales de Sanidad a realizar inspecciones de las cuevas, y un censo con todos los datos de cada una (propietario, tamaño, número de habitantes, condiciones higiénicas, etc). La intención era que las viviendas cueva fueran desalojadas y derruidas.




   El artículo de Mundo Gráfico (5 de marzo de 1930) puede leerse en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España.






No hay comentarios: