lunes, 13 de junio de 2016

Imaginería valenciana. Un San Antonio de Padua de Romero Tena para las Salesas de Oviedo





 
San Antonio de Padua, de Romero Tena.




   Grupo escultórico de San Antonio de Padua, con el Niño Jesús y rodeado de angelitos, obra del taller de José Romero Tena, en la calle Alboraya de Valencia, realizado para el Monasterio de la Visitación de Santa María, de religiosas Salesas, de Oviedo.
   La iconografía es "casi" la habitual, con el Niño Jesús sobre el brazo izquierdo del Santo, pero aquí el artista añadió una nota curiosa. Los angelitos, cinco en total, no están simplemente situados alrededor del San Antonio, sino que aparecen como en actitud traviesa, uno de ellos sostiene el libro que suele llevar San Antonio, y dos angelitos parecen jugar con el Rosario y el cordón franciscano del hábito, otros parecen correr... También el Niño Jesús alarga su manita hacia la cara del Santo, como jugando.
   De este Monasterio de la Visitación de Oviedo, fundado en 1881, y que las monjas tuvieron que dejar en 1936 a causa de la guerra civil, se conserva la Iglesia. La Comunidad de Salesas se trasladó finalmente a un nuevo monasterio, donde continúan su vida de clausura, trabajo y oración.
   Desconocemos la fecha exacta de la escultura, y si se ha conservado o fue destruida.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que poca sustànçia! Sembla que el ángels estiguen ballant davant del Sant. Que poc trellat! Ni que fora la Falla del Mercat. Aquest escultor no tè ni cap ni peus per assaborir la pietat catòlica.

MNBueno dijo...

La verdad es que el escultor se declaraba católico. No sé, quizás el encargo fue así, en todo caso imagino que presentaría un boceto antes de realizar la obra.. Y si, los ángeles parecen estar jugando. También puede ser cosa del gusto de la época..