domingo, 31 de agosto de 2014

Imaginería valenciana. San Ramón Nonato, de José Romero Tena






 San Ramón Nonato, de José Romero Tena.
 (Col. particular. Con nuestro agradecimiento a VT.)





   Una bella imagen de San Ramón Nonato, del taller del escultor José Romero Tena, en la calle Alboraya 29, Jardín del Rosario, de Valencia. Esta misma fotografía se publicó en la revista La Lectura Dominical en 1908, lo que nos proporcionó la autoría y la fecha de la escultura, aunque por desgracia no indicaba para dónde se realizó la obra.
   En esta escultura, el santo, de la Orden de la Merced, presenta su iconografía más habitual, vestimenta de Cardenal, adorando la Eucaristía, y con un candado en la boca, que recuerda el suplicio que sufrió mientras estaba cautivo en el norte de África (entre otros tormentos, se le puso un candado en la boca para impedir que predicase). Faltaría aquí la palma del martirio, que suele llevar también, aunque no murió por esa causa. Otra diferencia con la iconografía más común es que se le suele representar más mayor y con barba, y aquí aparece como joven.
   San Ramón, patrono de las embarazadas y protector en los partos, era uno de los santos más populares en una época en la que la mortalidad era alta en estas situaciones. En zonas de la Comunidad Valenciana, y suponemos que en el resto de España, muchos niños y niñas llevaban el nombre de Ramón, probablemente por alguna promesa realizada durante el embarazo. José Ramón y Josefa Ramona eran, por ejemplo, nombres muy comunes a finales del siglo XIX y principios del XX.



  

Fotografía publicada en La Lectura Dominical, 1908.






No hay comentarios: